¿Qué es la tecnología CCS de captura y almacenamiento de carbono?


alejo56 - Hace mas de un año - Reportar abuso

¿Cómo funciona la CCS y cuál es su efectividad para evitar que el CO2 dañe la atmósfera? ¿es hoy en día tecnológicamente realista?

Respuestas

 

martinoo

CCS es una sigla que quiere decir literalmente "Carbon capture and storage", bien como dices Captura y Almacenamiento de carbono, lo que se refiere a la tecnología en desarrollo para evitar que el CO2 se libere a la atmósfera, literalmente conteniendolo y luego transportándolo a depósitos naturales bajo tierra.

Al leer sobre esto por primera vez, uno podría pensar que se trata de algo así como una solución mágica para captar el CO2 que ya se ha liberado a la atmósfera y removerlo, pero en realidad se trata básicamente de capturarlo directamente en los puntos donde se emite, como grandes plantas industriales que trabajen en base a combustibles fósiles. En realidad también se habla de esta tecnología para referirnos a la posibilidad de capturar directamente el CO2 ya liberado, pero lo posible y práctico en la actualidad tiene más relación con lo que te acabo de mencionar.

La técnica es sumamente efectiva, respondiendo a la segunda parte de tu pregunta, siendo posible el capturar hasta un 90% de las emisiones.

Sobre si es realista en la actualidad, me atrevo a decirte que aún falta bastante para que sea aplicable. Resulta que si bien la tecnología ya ha sido demostrada (y por ello la afirmación acerca de la cantidad de CO2 que se puede capturar), los potenciales problemas son por un lado el costo (una planta que opere de esta manera es bastante más costos de operar, lo que llevaría a su vez a productos significativamente más caros), y por otro lado la dificultad en implementar el sistemas en plantas que ya están en funcionamiento, dado que no necesariamente estarían dentro de distancias razonables a las formaciones geológicas aptas para el almacenamiento del CO2.

Entre las posibilidades de esta técnica, esta no sólo el almacenamiento bajo tierra, sino que en las profundidades de los océanos, e incluso está la posibilidad de hacerlo reaccionar mediante otros procesos para almacenarlo en forma mineral, como carbonatos. Cada una de estas posibilidades tiene sus problemas que aún se deben resolver, en cuanto a costos y peligros.

Una de las críticas que se le hacen a la tecnología CCS es el riesgo de fugas, que lleven finalmente el CO2 a la atmósfera, lo que haría inefectivos estos esfuerzos; hacen falta estudios y pruebas en terreno para verificar que los depósitos puedan retener las emisiones a largo plazo sin inconvenientes.

La verdad es que aún falta bastante para probar que de manera práctica estos métodos pueden funcionar. Las plantas de prueba que hay en funcionamiento en el mundo no han logrado convencer a gran escala que el proyecto es expandible, dado que los consumos adicionales, y por ende el aumento en las emisiones, aún son demasiado significativos.

Pero seguro que estas técnicas se refinarán y las CCS podrán ser una realidad a gran escala algún día, seguramente con algunas modificaciones en el proceso; puede que finalmente se resuelva que lo mejor es que en vez de almacenar el CO2, lo más eficiente sea emplearlo en otros procesos, como una forma de reciclarlo.
Puntaje: - 5.00 - 1 votos